viernes, 9 de abril de 2010

FRANCISCO MIRÓ QUESADA: "EL COLISIONADOR DE PARTÍCULAS Y EL COMIENZO DEL MUNDO"

FILOSOFEMAS

El colisionador de partículas y el comienzo del mundo

Francisco Miró Quesada Cantuarias
El Comercio Online, 9 de abril de 2010

Espero que la lectura de este tema algo técnico resulte entretenido para nuestros lectores. Se trata del experimento del Gran Colisionador de Hadrones, el acelerador de partículas más potente del mundo. El resultado de los experimentos es de tanta importancia que es muy difícil calificarlo. El director del proyecto, Rolf Heuer, dijo por ejemplo que la física ha entrado en una nueva etapa jamás imaginada, apenas unos pocos años atrás.

El colisionador fue diseñado por el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) para encontrar “el bosón de Higgs”, una partícula elemental supuestamente hipotética cuya existencia es predicha por el modelo estándar de la física de partículas, que juega un papel importante en la explicación del origen de la masa de otras partículas elementales. El colisionador se ubica a cien metros de profundidad, en la frontera entre Suiza y Francia, tiene 27 metros de largo y es, más o menos, circular. Se le llama “colisionador” pues su función consiste justamente en hacer chocar partículas pesadas, llamadas “hadrones” (como los protones). Los hadrones son “pesados” en comparación con los livianos o “leptones”. Tanto protones como electrones son de magnitud infinitesimal y todas son partículas subatómicas, es decir más pequeñas que el átomo (hasta hace relativamente poco considerado el mínimo de la materia).

En el colisionador los choques de protones se producen a una velocidad muy cercana a la de la luz que, como se sabe, es la máxima rapidez con la que puede desplazarse un objeto en el espacio. Cuando dos protones chocan se produce una explosión muy fuerte.

Las colisiones de partículas permiten visualizar, por millonésimas de segundos, el momento en que nació el universo, mediante una explosión de potencia inimaginable llamada el big bang. Aquella explosión que originó el universo se produjo a partir de un punto pequeñísimo, tan pequeño, que matemáticamente no ocupaba espacio. Con los datos que se obtengan de este experimento, los científicos esperan encontrar respuestas para comprender la estructura de la materia, cómo y de qué estamos hechos nosotros y el universo.

Preguntarse qué había antes de la explosión es absurdo porque algo existiría antes de que el universo comenzara. Lo grandioso, más aun, lo aterrador, es que de ese punto que prácticamente no ocupaba espacio se formaran millones de millones de galaxias, con sus respectivas estrellas y planetas en números infinitos.

¿Cómo y por qué se produjo la explosión? Una gran mayoría cree que fue voluntad de Dios, otros que se produjo porque sí, sin ningún sentido. El hecho es que la pregunta no tiene una respuesta convincente. Si Jesucristo fue Dios, y seguramente lo fue, ¿por qué, además de la Tierra y de los planetas, creó algo tan monstruoso como el Universo? Esta pregunta plantea profundos problemas filosóficos. ¿Hay planetas iguales a la Tierra? ¿Hay planetas en que vivan otros seres inteligentes?

Preguntas sin resolver. Estaremos condenados a vivir en un misterio permanente. La ciencia, a partir de los matemáticos y astrónomos griegos, pasando por Galileo, Newton, Leibniz, Rieman, Laplace, Hilbert, Einstein y muchos más, lograron avances prodigiosos en el conocimiento del mundo en que vivimos. Pero en relación al origen del universo, y a nuestro destino, seguimos sin comprender nada. Quienes tienen fe en Dios, están seguros de que, después de su muerte, entenderán todos los misterios sin excepción, pero actualmente científicos de todo el mundo reunidos en el CERN, buscan desentrañar los misterios de la creación del universo.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.