viernes, 30 de abril de 2010

GUILLERMO GIACOSA: "IMPÍA LEY DE ARIZONA CONTRA LOS INMIGRANTES"


Necesaria toma de posición ante una norma discriminatoria

Impía ley de Arizona contra los inmigrantes

Guillermo Giacosa
Perú 21 Online, 30 de abril de 2010

La gran democracia del norte acaba de volver a despertar nuestra 'admiración’ con una nueva ley troglodita, bárbara e inhumana. Yo sé que los gringos pueden hacer lo que quieran, y los colonizados mentales de esta parte del mundo seguirán creyendo que ese es el modelo a seguir. Que ese –aun en la crueldad– es el sueño americano, y que el sueño americano te hace feliz con solo soñarlo.

No obstante mis dudas sobre la capacidad que tiene un escrito para despertar una actitud menos benevolente y más crítica, seré consecuente con lo que creo y siento y me referiré, a través de la prestigiosa voz de Amnistía Internacional (AI), a la nueva ley contra los inmigrantes dictada en el estado de Arizona.

Esta organización internacional, con una larga y limpia trayectoria en su lucha por los derechos humanos, dice que siente preocupación porque esta nueva ley, de amplio alcance, habilita la libre acción policial contra los migrantes. La misma ya fue introducida en Arizona y firmada por la gobernadora el 23 de abril de este año. AI está convencida de que la misma dará lugar a violaciones de derechos humanos, tales como la discriminación racial y las detenciones y reclusiones arbitrarias.

“La ley faculta a los policías de Arizona a dar el alto e interrogar respecto a su situación de ciudadanía a cualquier persona que se encuentre en el Estado, y a entregar a las autoridades de inmigración –para su posible procesamiento, encarcelamiento o expulsión– a cualquier persona que no presente de inmediato la documentación que acredite que se encuentra legalmente en los Estados Unidos”.

“Amnistía Internacional siente preocupación porque la ley no contiene salvaguardas contra el establecimiento de criterios raciales por parte de la policía para dar el alto a una persona exclusivamente a causa de su aspecto, su origen o su nacionalidad: una práctica discriminatoria que viola derechos fundamentales. La ley también aumenta la probabilidad de las detenciones y reclusiones arbitrarias en el caso de las personas que no puedan presentar de inmediato los documentos necesarios. El derecho fundamental a la libertad y a no sufrir detención o reclusión arbitrarias es un derecho humano universal que se aplica a las personas migrantes independientemente de su condición jurídica, y aparece consagrado en el artículo 9 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos –que Estados Unidos ha firmado y ratificado– y, también, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en el artículo 16 de la Convención sobre los Derechos de los Migrantes”.

“Amnistía Internacional –y, con ella, todos quienes creemos en la necesidad de salvaguardar la dignidad humana– pide que se derogue esta ley y que se promulgue una legislación nacional sobre la inmigración que incluya salvaguardas sólidas de derechos humanos, incluido el proceso debido para las personas sin ciudadanía estadounidense en los procesos de expulsión, y salvaguardas contra la detención arbitraria”.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.