viernes, 20 de noviembre de 2009

FRANCISCO MIRÓ QUESADA: "EL LIBRO CONTRA LA WEB"


FILOSOFEMAS

El libro contra la web

Francisco Miró Quesada Cantuarias
El Comercio Online, 20 de noviembre de 2009

Hace algunos años nadie pensaba que las computadoras pudieran sustituir al libro impreso, que ha sido uno de los inventos más extraordinarios de la cultura occidental. Desde que Gutenberg en 1540 imprimió la Biblia, el libro ha desempeñado un papel clave en la historia no solo de Europa y América, sino en la de casi todo el mundo.

Gracias al libro se ha cambiado la manera de pensar a través de las centurias. Los escritos impresos han influido en la mística, en las concepciones del mundo, en las revoluciones, en la estrategia militar, como sucedió con la famosa “Blitzkrieg” de la “Wehrmacht” alemana, que fue concebida debido a la lectura de un libro.

El libro no solo ha contribuido a suscitar mística y a generar guerras. Sin él la ciencia moderna con sus prodigiosos descubrimientos no podría haberse desarrollado. La creación de los grandes poetas no habría alcanzado la difusión que tiene desde hace ya bastante tiempo, ni las novelas de todo tipo, desde el policial y el de aventuras, hasta las comprometidas que estuvieron tan de moda hasta hace algunos años, y las que se han escrito pensando solo en el arte por el arte. Hay novelas superficiales y profundas, aburridas y entretenidas, serias y jocosas, las hay “best sellers” y las que casi no se venden a pesar de ser excelentes. En fin en el escrito impreso, ya se trate de un libro, un folleto, o un libelo, encontramos una gama enmarañada que produce la impresión de ser interminable.

Además, el libro ha resultado ser un gran negocio, y la cantidad de títulos diferentes es incontable. Producto de la publicación de libros son las bibliotecas. Hay bibliotecas que poseen millones de libros, como la del Congreso de Estados Unidos, considerada la más grande del mundo.

Desde hace ya algunos años expertos en cibernética sostienen que el libro impreso está condenado a desaparecer. En la pantalla de la computadora, afirman, se puede obtener el texto completo de cualquier libro, en cualquier idioma con sus respectivas traducciones. ¿Para qué vamos a perder tiempo leyendo volúmenes impresos, cuando podemos leerlos todos en la pantalla de la computadora? Basta para ello entrar en la web escribiendo www… y mediante una rápida búsqueda encontrar el texto que deseamos leer. Esto es cierto. Pero hay algunos puntos que deben analizarse, antes de creer ingenuamente en lo que dicen estos profetas de la moderna tecnología.

En primer lugar, leerse todo un libro en la pantalla de una computadora obliga a tener la cabeza en una posición incómoda. Por otra parte, está demostrado que mirar durante mucho rato la pantalla del ordenador puede afectar seriamente la vista. De modo que no se puede leer un texto durante un tiempo demasiado largo.

En cambio un libro puede leerse todo el tiempo que se desee. Hay lectores que, apasionados por el argumento que se desarrolla en el texto, leen durante varias horas que pueden ser cinco o seis.

Por eso estoy convencido de que el libro nunca dejará de existir. Siempre podremos gozar con la lectura de cualquier texto que nos atraiga. Mientras el ser humano siga existiendo, el libro seguirá desempeñando un papel fundamental en nuestras vidas.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.