miércoles, 26 de agosto de 2009

GUILLERMO GIACOSA: "AMAR LAS ARMAS, DESARMAR LA SOLIDARIDAD (II)"


Amar las armas, desarmar la solidaridad (II)

Guillermo Giacosa
Perú 21 Online, 26 de agosto de 2009

Escribíamos ayer sobre el clima bélico que comienza a proyectarse sobre la región. Recordábamos que Brasil se siente amenazado por la base militar de Palanquero en Colombia, y acaba de encargar cinco submarinos, incluyendo uno nuclear, y está negociando la compra de 51 helicópteros EC-725 concebidos para el transporte de tropas y operaciones de rescate en combate. París también negocia vender 36 aviones-caza a la Fuerza Aérea brasileña.

Venezuela, por su parte, ha adquirido armamento de alto nivel en los últimos dos años, incluyendo aviones, helicópteros, lanchas rápidas y decenas de miles de fusiles. Hasta Bolivia, uno de los tres países más pobres del área, “se ha sumado a este tren a toda velocidad con un gasto de cien millones de dólares” que, si se calcula sobre su PBI, equivaldría en Perú a una inversión tres o cuatro veces más abultada.

Chile, que tradicionalmente dedica una cuota de lo que recauda con sus ventas de cobre a las Fuerzas Armadas, también se está rearmando. “La cereza de la torta –dice una nota originada en los EE.UU.– es Colombia, que recibe la mayor ayuda militar gringa después de Israel y Egipto por el llamado Plan Colombia. Y acaba de acordar la instalación de tropas y equipos de EE.UU. en siete de sus bases y cuarteles, en un paso que ha escaldado las espaldas de todos los gobiernos de la región”. Según el Instituto de Estudios para la Paz de Estocolmo, la inversión militar sudamericana fue de 34,100 millones de dólares en 2008. Pero otras fuentes, como el Centro de Estudios Nueva Mayoría de Buenos Aires, elevan ese gasto a 51,110 millones de dólares. Esto implicaría un alza de más de 30% en relación con 2007.

Bolivia, por su parte, anunció que comprará armamento y aviones para proteger sus fronteras y luchar contra el narcotráfico. La Paz intentó adquirir aviones Alca checos y helicópteros Bell UH en EE.UU., pero Washington lo vetó. El vicepresidente García Linera dijo que Bolivia tiene fondos suficientes. La intención es invertir 100 millones de dólares y que el beneficiario sea Rusia, donde ya se han firmado cartas de crédito. No olvidemos que las reservas bolivianas ascienden –por primera vez en 185 años– a más de 8,200 millones de dólares. Paraguay, en su papel de vecino, pidió explicaciones.

Mientras tanto en Perú, al igual que en Bolivia, se sigue con preocupación la compra de armamento de los chilenos, cuyas Fuerzas Armadas recibirán este año 364 millones de dólares extras para la compra de armas. Ese dinero se suma a los cerca de 2,800 millones de dólares ahorrados solo para esos fines. Los chilenos tienen ya dos nuevos submarinos, le han comprado cazas F-16 a EE.UU. y “su ejército cuenta con 400 blindados y –entre sus joyas– 350 tanques Leopard, un objeto de deseo para casi toda la milicia regional”.

Argentina es quien, proporcionalmente, menos ha gastado en ese rubro –apenas 1% de su PBI–. Brasil, Chile y Venezuela, en ese orden, han invertido en conjunto, en un año, alrededor de 15,000 millones de dólares en armas.


No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.