lunes, 31 de agosto de 2009

GUILLERMO GIACOSA: "NO POR CASUALIDAD FUE EN BARILOCHE"


No por casualidad fue en Bariloche
[La reciente cumbre Unasur]

Guillermo Giacosa
Perú 21 Online, 31 de agosto de 2009

Varios presidentes de la Unasur mencionaron la irrelevancia de la vieja división entre la izquierda y la derecha, pero no precisaron que la división actual del mundo sigue obedeciendo a los mismos patrones: los pocos que tienen mucho, y los muchos que tienen poco. En otras palabras, concentración de la riqueza. El avance, de palabra al menos, es que todos deseamos que todos tengan lo suficiente para vivir, aunque seguimos discrepando en cuanto el método por seguir. Quienes tienen más que suficiente no están dispuestos a perder ningún privilegio. Y quienes se hallan en la situación opuesta están urgidos porque las mejoras les llegue en vida, sino a ellos, al menos a sus hijos. Mientras tanto, y aunque nos hagamos los distraídos, un tercer convidado –o mejor dicho, aquel que convida al conjunto–, la Tierra, dice con su lenguaje de catástrofes cada día más atemorizantes, que un solo planeta no basta para mantener y expandir el nivel de consumo actual. La respuesta de un sector de la humanidad es apoderarse de los recursos naturales o, al menos, diseñar una estrategia adecuada para hacerlo en el futuro. No se piensa en soluciones globales, que incluyan a la especie humana y a todas las otras expresiones de vida: solo se piensa en el propio grupo que no necesariamente pertenece a una nacionalidad, sino que lo constituye el conglomerado de quienes poseen una existencia privilegiada en medio de un caos de pobreza. La discusión de Unasur no mencionó este tema de fondo, pues quizá la evidencia lo tornaba irrelevante. Pero fue por él que los presidentes se reunieron, discutieron, se encresparon, calmaron y buscaran consensos que no vuelva aun más espinosa la tarea de evitar la destrucción de la vida sobre el planeta.

Sé que no fue una conferencia sobre el medio ambiente. Pero fue una conferencia sobre estrategias de dominación de los recursos naturales, y el que crea otra cosa debe saber que las otras cosas no son más que pretextos para implementar políticas que permitan el acceso a la fuente de recursos naturales más rica y variada que todavía tiene la naturaleza y que –para suerte si prima la biofilia y la cordura o, por desgracia, si prima la prepotencia y la soberbia–, está en esta región del mundo. La paradisíaca Bariloche, que sirvió de fondo a la cumbre de la Unasur, era un recordatorio permanente de esa realidad.

Así como ayer el petróleo se transformó en una bendición y una maldición para los países del Oriente Medio –que derivó en guerras y conflictos que nunca terminan de apagarse–, lo mismo podría ocurrir entre nosotros si a la palabra 'petróleo’, que también tenemos en cantidad, le agregamos agua potable, minerales, Amazonía, etc. La evidente preocupación de todos los gobiernos que integran Unasur –sobre los alcances del convenio de cooperación militar entre EE.UU. y Colombia–, refleja que no estamos frente a caprichos o protagonismos circunstanciales, sino frente a un problema de fondo que la prensa tiene la obligación de tratar sin banalizar sus contenidos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

necesidad de comprobar:)

Se produjo un error en este gadget.