lunes, 13 de setiembre de 2010

GUILLERMO GIACOSA: "LOURDES Y SUSANA, FOTOS QUE HABLAN"

¿Qué teme la derecha si "el Perú avanza"?

Lourdes y Susana, fotos que hablan

Guillermo Giacosa
Perú 21 Online, 13 de septiembre de 2010

Resulta por lo menos curioso que la derecha –que dice estar tan segura de sus recetas económicas y se siente tan orgullosa de lo que considera sus éxitos– tenga tanto miedo de ser derrotada en las próximas elecciones municipales. El temor la lleva a que pase la mayor parte del tiempo desenterrando fantasmas y procurando asustar a los electores. Y lo hace como si el espectáculo de las autoridades nacionales fuera en sí un modelo edificante. Como si la población fuera ciega ante las múltiples pruebas de corrupción en todos los niveles de la administración política del país. Este diario ha hecho denuncias gravísimas contra la Municipalidad de Lima por el caso Comunicore y no ha recibido, según lo señala nuestro director, ninguna respuesta de los involucrados. Si nos atenemos a las advertencias, parece que Susana Villarán representaría una fuerza destinada a detener el progreso. Todos sabemos que no es así. En todo caso intentará detener el despelote descomunal que ha generado el 'progreso’, además de devolver transparencia a la función pública y humanizar el rostro de la ciudad. El relato de la prensa sobre progreso excluye el caos que está generando y lo relata como si ese progreso alcanzara al conjunto de la población. En el caso que eso fuera realidad, la derecha no tendría nada que temer. Nadie sería tan tonto de votar contra su propio bienestar. Ocurre, sin embargo, que este modelo que efectivamente crea riqueza lo hace solo para unos pocos. Lo demás, salvo excepciones, son migajas o modernidad según los candidatos del poder económico. Los empleos a los que se refieren constituyen distintas formas de servidumbre que se pagan a razón de 600 soles al mes. Mi impresión es que la prensa ha entrado a apostar fuerte. Algunos con posturas radicales. Otros con mano delicada.

El Comercio, en su portada del jueves 9, realiza un prodigio de picardía política. Con grandes letras dice: “La pobreza extrema se redujo a la mitad”. A un costado, con letras un tanto más pequeñas, señala: “Castro dice que el modelo cubano no funciona”. Ambas noticias enmarcan tres fotos muy simpáticas de Lourdes con Susana. En dos de ellas el tamaño de Lourdes es, por razones de perspectiva, bastante mayor al de Susana. Y abajo titula así: “Con transparencia y cortesía”. Cuenta que ambas se mostraron amigables, etc. Mi lectura es la siguiente: Lourdes se identifica con el modelo que redujo la pobreza a la mitad, mientras que Susana –en el imaginario de sus opositores– con un Fidel Castro que parece admitir el fracaso de su propio modelo. Lo demás corre por cuenta del lector.

Regreso a mi argumento original: si es verdad que este modelo ha reducido la pobreza a la mitad, no veo qué temor pueden tener quienes lo defienden que gane alguien que, según un sector de la prensa, representa un peligro para el mismo. Si las cifras corresponden a esa realidad y la gente vota por sus intereses, el resultado daría a Lourdes un 88,5%. Preguntarse por qué no ocurrirá es intentar explicarse la ceguera de un modelo inmune a la autocrítica.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.