viernes, 3 de julio de 2009

GUILLERMO GIACOSA: "HONDURAS: HONDAS DUDAS"


Honduras: hondas dudas

Guillermo Giacosa
Perú 21 Online, 3 de julio de 2009

Espléndida la reacción del conjunto de la comunidad internacional, solidarias y comprometidas las expresiones de los países de América Latina y el Caribe, correctas las declaraciones del presidente Obama y del Departamento de Estado de EE.UU. Tal unanimidad haría pensar que el obeso usurpador de la Presidencia de Honduras y los mandos militares que dieron el golpe deberían estar ya calculando qué lugar les conviene más como exilio. Sin embargo, hasta hoy, 1 de julio, y a pesar de la condena internacional (ONU, OEA, UE) y de las manifestaciones populares en su contra, parecen mantenerse en sus trece. ¿Por qué?

¿Coraje cívico? ¿Convicción ideológica? Nada de eso. Se trata, como es fácil adivinar, de la defensa de intereses económicos que el presidente Zelaya afectó, no demasiado, pero sí de una manera a la que estos grupos de poder no están acostumbrados. Para ellos, habitantes del tercer país más pobre del continente, las cosas están bien mientras estén bien para ellos. Los demás nunca han importado y no ven por qué tienen que importar ahora. A esto se agrega un dato que, por supuesto, no siempre se tiene en cuenta. Estados Unidos es un dragón de dos cabezas. La una, hoy sensata con el liderazgo de Barack Obama y, posiblemente, con el apoyo poco entusiasta de Hillary Clinton, y la otra, la que representa al complejo industrial-militar, que tiene en su conducción al mismo individuo que dirigió, en la última etapa, el Departamento de Defensa de George W. Bush y que aún sigue a cargo del mismo. Su nombre es Robert Gates, y no es difícil colegir que quien ha defendido y conducido las guerras de Irak y Afganistán, y lo sigue haciendo, no debe ser un fanático de la democracia ni un censor obsesivo de los golpes de Estado efectuados por los uniformados.

Mis dudas surgieron luego de escuchar a un vocero de la Casa Blanca afirmando que ahora es preciso, luego de condenar lo ocurrido en Honduras, consultar a los abogados. Puede ser que no esté mal, pero para casos como el hondureño hay acuerdos internacionales, ratificados por Estados Unidos, que son absolutamente claros en cuanto a los procedimientos a seguir. Y esto de consultar a los abogados suena a maniobra dilatoria. Un poco jugar a ver cómo somos fieles a los principios que condenan los golpes de Estado, pero sin malquistarnos con quienes lo produjeron que, entre otras cosas, son oficiales capacitados en la ex Escuela de las Américas (la mayor fábrica de dictadores de la historia de la humanidad). Además, Estados Unidos contribuye económicamente al mantenimiento de las Fuerzas Armadas de Honduras. ¿Habrá suspendido sus créditos como ya lo hicieron el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo? Lo ignoramos. En todo caso, no hay un pronunciamiento en ese sentido y, de ser consecuentes, debería haberlo.

Es el primer golpe en la época Obama. El presidente tiene una oportunidad histórica, única e irrepetible, de sentar un precedente definitivo en este campo. Esperamos que ese precedente sea el correcto.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.